Fernando Méndez

Veneno, dinero y muerte


1Met portada

El Caso Metílico forma parte de ese grupo de tragedias inventadas por el hombre, sólo superadas por las guerras y las grandes catástrofes naturales. La bebida asesina provocó miles muertos, ciegos y lesionados en el año 1963, según las estimaciones del fiscal Fernando Seoane, aunque las investigaciones judiciales se basaron solamente en las pruebas obtenidas de la exhumación de 51 cadáveres, en los que se hallaron restos de alcohol metílico en sangre.

Una cifra ridícula a tenor de la magnitud de los hechos y los datos oficiosos, según los cuales las víctimas del venenoso licor en España y en muchos países de Europa, África y América pudieron ser millares.

Aquella primavera algo inexplicable estaba provocando extrañas y masivas muertes en Galicia y en Canarias, pero nadie era capaz de aventurar su patogenia. En un primer momento se pensó en aneurismas cerebrales o en una epidemia de meningitis. Marineros de Lanzarote fallecían en pocas horas, al igual que decenas de campesinos en Galicia, pero ni el más avezado de los investigadores podía intuir relación alguna entre ambos episodios.

El Gobierno de Franco nunca reconoció el error cometido al permitir, sin ningún tipo de control, el libre comercio de metílico, y soslayó así cualquier responsabilidad que pudiera salpicar a la Administración del Estado.

Cuatro años de intenso trabajo investigador, las declaraciones de 133 testigos, un juicio que se prolongó por espacio de un mes, y un brillantísimo informe del fiscal Fernando Seoane fueron precisos para aclarar el criminal entuerto. Al final, condenas de 140 años de cárcel pusieron el colofón a esta historia.

El Caso Metílico -el proceso judicial más voluminoso de España junto con la Causa General de la Guerra Civil- se mantiene vivo aún hoy, recordando el sufrimiento de las víctimas, la ruina económica y el pánico generalizado en el que se vio sumida la población por efecto de las bebidas asesinas.

Licores comercializados por los acusados.

Los acusados fueron condenados a penas de hasta 20 años de cárcel por delitos contra la salud pública e imprudencia temeraria. El tribunal reconoció que no tuvieron intención de matar, aunque sí obraron llevados “por un afán desmedido de enriquecimiento, a costa de la comercialización de metílico“.

Desde el máximo respeto a víctimas, familiares, acusados y a todas las personas que han tenido relación con esta historia, Fernando Méndez trae a la actualidad esta tragedia con su obra METÍLICO, 50 años envenenados (Editorial Sotelo Blanco, 2013), que conmemora el cincuenta aniversario del mayor envenenamiento ocurrido en España, provocado por la adulteración de bebidas con alcohol metílico. La verdad incómoda de un proceso donde hubo sentencia pero no justicia hizo que esta historia permaneciese oculta durante décadas. Una tragedia de la que nadie se quiso acordar. Miles de víctimas olvidadas que no han recibido, siquiera, un reconocimiento social.

La investigación sobre el CASO METÍLICO realizada por Fernando Méndez a lo largo de cinco años ha sido reconocida con el Premio internacional de investigación periodística Ana María Agüero Melnyczuk (Argentina, 2013).

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Carátula vídeo Metílico

…………………………………………………………………………………………

Facebook Fernando Méndez

Twitter Fernando Méndez

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: